miércoles, 30 de abril de 2008

Historia del Partido


El Frente Republicano Guatemalteco (FRG) se gestó a fines de la década de los años 80, por
iniciativa de un grupo de amigos y familiares del general retirado José Efraín Ríos Montt, cuyo
carisma moral y liderazgo político constituyen la inspiración fundamental de la organización. En este
grupo, encabezado por Juan Francisco Reyes López y Harris Whitbeck, también participaron
antiguos colaboradores del régimen de facto que Ríos Montt presidió entre marzo de 1982 y agosto
de 1983. El FRG obtuvo su reconocimiento legal el 10 de enero de 1990.

Ríos Montt reaparece en la escena política en 1989, al constituirse el partido Frente Republicano
Guatemalteco (FRG). Con motivo de la celebración de las elecciones generales en noviembre de
1990, el partido pretendió inscribirlo como su candidato presidencial; sin embargo, tanto el Tribunal
Supremo Electoral como la Corte Suprema de Justicia y Corte de Constitucionalidad fueron
concordes en considerar que tenía prohibición expresa para optar al cargo de Presidente de la
República, pues contradecía lo expresado en el artículo 186 de la Constitución Política, al haber
sido jefe de Estado de un gobierno de facto.19
En 1994, al producirse la elección extraordinaria de diputados al Congreso de la República, Ríos
Montt encabezó la lista nacional del FRG y accedió al Congreso. Como resultado de una alianza
que se constituyó entre los bloques de diputados del FRG y la DCG, fue electo presidente del
Congreso, cargo que ejerció hasta mediados de 1995, cuando nuevamente fue postulado como
candidato presidencial de su partido. Al producirse el primer rechazo del TSE al intento de
inscripción de su candidatura, el FRG optó por buscar un candidato externo al partido, eligiendo
para tal efecto a Alfonso Portillo Cabrera como su candidato presidencial. En 1999 Ríos Montt fue
nuevamente electo como diputado al Congreso de la República, encabezando la lista nacional,
organismo que presidió durante los cuatro años de gobierno del presidente Alfonso Portillo, también
postulado por el FRG

El 24 de mayo de 2003, tan solo dos semanas después de la convocatoria a las elecciones que se
celebrarían en noviembre, el FRG proclamó nuevamente a Ríos Montt como su candidato
presidencial, solicitando su inscripción ante la Dirección General del Registro de Ciudadanos del
Tribunal Supremo Electoral (TSE). Dicho organismo denegó la inscripción del candidato, por
considerarla inconstitucional, resolución que fue confirmada por los magistrados del TSE. Al recurrir
de amparo ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ), ésta confirmó la resolución de tal Tribunal.
Después de agotar los recursos correspondientes ante las instancias del TSE y CSJ, cuyas
resoluciones le fueron adversas, el FRG apeló el 14 de julio ante la Corte de Constitucionalidad
(CC). Aunque inicialmente ésta no logró resolver el caso por la confusa renuncia a integrar el
Tribunal Extraordinario de Amparo por parte de 5 magistrados (2 titulares y 3 suplentes), en un
segundo momento resolvió a favor de la inscripción de Ríos Montt, lo que no solo provocó el
rechazo de diversos sectores y organizaciones, que reiteraban que de acuerdo a lo expresamente
contemplado en la Constitución Ríos Montt no podía ser candidato presidencial, por haber asumido
el gobierno del país (1982-83) como resultado de un golpe de Estado.
La resolución de la CC no se pudo cumplir de inmediato, debido a la interposición ante la Corte
Suprema de Justicia de diversos recursos que se oponían a la misma. Tal situación fue
aprovechada por seguidores del FRG, debidamente movilizados, quienes los días 24 y 25 de julio,
conocidos popularmente como “el jueves negro” y “el viernes de luto”, mostraron su inconformidad
mediante amenazas y agresiones de diversa naturaleza en la ciudad capital y en distintos lugares
del interior del país, generando temor e incertidumbre, a la vez que ejercían presión sobre la CSJ y
la CC para la inscripción de su candidato.
Contraria es la posición y apreciación de líderes del partido, quienes indican que la movilización de
seguidores del FRG tuvo el propósito de restablecer el orden institucional, quebrantado por la
decisión de la CSJ de darle trámite a recursos improcedentes, dado que la CC ya se había
pronunciado en definitiva sobre la cuestión de fondo. Fue “el jueves de la dignidad que restauró al
Estado de Derecho”, afirman. Cinco días después, la CC ratificó su resolución favorable a Ríos
Montt, y anuló los amparos contrarios otorgados por la CSJ, ordenando a las autoridades
respectivas inscribir al candidato eferregista como candidato a la Presidencia dentro de las
siguientes 24 horas, con el fin de participar en las elecciones generales de 2003. El Registro de
Ciudadanos acató la orden e inscribió la candidatura de Ríos Montt dentro del término indicado.
Desde su surgimiento como partido político hasta 1999, el FRG había logrado un crecimiento
constante. En 1990, a pesar de haber participado únicamente en las elecciones de diputados
distritales y municipales, obtuvo el 12% de los votos. En la primera vuelta de las elecciones
presidenciales de 1995 logró el 22% y en 1999 alcanzó el 48%. Sin embargo, después de haber
ejercido el gobierno durante cuatro años, en la elección presidencial del 2003 solo obtuvo el
respaldo de 19 % de los votantes, a pesar de postular como su candidato a su líder histórico. En
dicho ciclo electoral, el FRG consiguió la elección de 43 diputados y 122 alcaldías.



Luego de los resultados obtenidos en el proceso electoral del 2003, el partido emprendió un proceso
de consolidación interna, después de su paso por el gobierno. El clima de rechazo del gobierno de
Portillo, y por consiguiente del FRG, se alimentó con frecuentes notas sobre corrupción, nepotismo
y abuso de poder. Líderes del partido argumentan que los señalamientos son producto de una
42
campaña de “los dueños de los medios de comunicación” para desprestigiar a la organización
política.
Durante el período 2004-07 el FRG ha desempeñado un papel equilibrador en el Congreso de la
República, tanto en el debate y la gestión política como en el trabajo de comisiones, gracias a su
experiencia de más de 3 lustros en el ejercicio parlamentario.21 Sin embargo, tal como le ocurrió a
otros partidos, también se vio afectado por la práctica del transfuguismo, que en este período ha
sido muy intensa. Habiendo logrado la elección de 43 candidatos a diputados, lo que en la práctica
lo convertía en el partido más grande, individualmente considerado, de los 12 representados en el
Congreso, al momento que éste se instaló, el 14 de enero de 2004, ya había perdido a 3.
Sucesivamente, experimentó otras desmembraciones, siendo la más grande la de los diputados de
la corriente “portillista”, que en el año 2005 se declararon “independientes”, y posteriormente se
convirtieron en el núcleo de lo que llegó a ser el Partido Unidad del Cambio Nacionalista (UCN). En
resumen, a lo largo de este lapso el FRG perdió 16 diputados. Por su parte, atrajo 2 de la GANA
(más precisamente del M-17), contando al 29 de junio de 2007 con 29 diputados.
De cara a las elecciones generales que se efectuarán el 9 de septiembre de 2007, el partido
consideró inicialmente la posibilidad de postular como candidato a la primera magistratura del país a
un representante del sector privado. En ese contexto tuvo acercamientos, diálogos y negociaciones
con el conocido empresario Ricardo Castillo Sinibaldi;22 con el médico y ganadero Francisco
Arredondo; y con Eduardo Suger; estos 2 últimos ya habían sido candidatos a la presidencia en
2003. Sin embargo, a la postre ninguna de las propuesta se concretó. En consecuencia, y después
de amplias consultas, el CEN decidió postular a Luis Rabbé23 como candidato a presidente
acompañado por Haroldo Quej como candidato a vicepresidente.